Estudio sobre la importancia del aceite de oliva

Según un estudio realizado durante 10 años, miles de españoles que participaron en el proyecto estuvieron recibiendo un litro de aceite de oliva virgen extra cada semana para observar los beneficios de la dieta mediterránea. Tras muchos años de seguimiento, esta innovadora investigación ha permitido comprobar que el aceite de oliva es un potente protector contra el cáncer de mama.

El estudio PREDIMED se inició en el año 2003 con 7.447 participantes de siete comunidades autónomas españolas para comprobar los beneficios de la dieta mediterránea en el sistema cardiovascular. Después de 12 años siguiendo el proceso, el trabajo sigue arrojando datos interesantes para la medicina, esta vez en relación con el tumor que más afecta a las mujeres españolas.

Concretamente, los resultados presentados hoy en Madrid (y publicados en la revista JAMA Internal Medicine), demuestran que las mujeres que consumen una media de cuatro cucharadas soperas de aceite de oliva al día durante un año reducen hasta un 68% su riesgo de desarrollar un cáncer de mama.

Entre todas las mujeres que participaron en el estudio, el número de casos de cáncer de mama a lo largo de cinco años fue de tan sólo 35 (un número muy bajo teniendo en cuenta que una octava parte debería haberlo desarrollado, según las estadísticas). Probablemente, piensan los desarrolladores del estudio, porque todas ellas llevaron una dieta bastante sana (“al tercer grupo no le dijimos que comiese hamburguesas todos los días”). En el caso del aceite de oliva se apreció una reducción del riesgo de tener cáncer de nada menos que del 68%. Con el consumo de frutos secos también se observó cierta protección frente al cáncer de mama pero que no llegó a ser estadísticamente tan significativa como la del consumo de aceite de oliva virgen extra.