¿Cómo hacer la compra sin gastar en exceso?

Ir al supermercado a hacer la compra, es una tarea que a nadie le apasiona. Y mucho menos, cuando es el momento de pagar. Los precios han subido, y hay que tener claras unas normas para evitar gastar en exceso.

El primer consejo, quizá uno de los más útiles, es ir a comprar sin hambre. Es decir, no ir nunca con el estómago vacío. En caso de no haber comido todavía, una vez se esté en el supermercado, se querrá coger todo. Es matemático. Se puede hacer la prueba. Yendo antes de comer, el carro se llenará mucho más, que yendo después.

Otro tema que hay que tener en cuenta, es la distribución del supermercado. Suelen cambiarlo con frecuencia para que no se encuentren los productos con facilidad. Por eso, lo mejor es ir rápido y decidido hacia lo que se quiera comprar. De esta forma, se evitará comprar artículos que no se tenían en la lista, y que no son necesarios.

Siempre hay que comparar precios. Es cierto que hay marcas mejores y peores, pero revisando bien lo que cuestan, se puede pagar menos. Si se trata de ir siempre a las ofertas, se puede ahorrar mucho dinero. No es cuestión de comprar solamente cosas rebajadas, pero muchas marcas realizan bajadas de precios, y ese es el momento que hay que aprovechar.

Los cupones de descuento son buenos aliados para reducir el gasto de la compra. Suelen dejarlos en el buzón, o con la compra anterior los entregan. Hay que estar atento, y utilizarlos siempre en la fecha que indica. Suelen ponerles periodos de tiempo muy cortos, para que el cliente se olvide, y cuando quiera usarlo ya esté caducado.

Ahora le toca el turno al elemento fundamental a la hora de hacer la compra. La lista. Con una lista escrita previamente en casa, es más sencillo ahorrar. Siempre y cuando, no se salga de esa lista. De esta forma, se ciñe lo que se vaya a comprar a lo que realmente se necesita.

Comprar productos que no caduquen o que se puedan congelar también ayuda a no gastar mucho. Por ejemplo, comprar una bandeja de pollo, y congelar lo que no se vaya a comer en los próximos días. De esta forma, siempre habrá cosas en el congelador.

Un truco que utilizan mucho los supermercados es hacer paquetes grandes de determinados productos, para que el cliente se los lleve y gaste más. Hay que comprar lo estrictamente necesario, y los paquetes de ofertas, los que realmente salgan mejor que comprar el producto individual.

Estos pequeños trucos, no harán que la compra salga gratis, pero si que sirven de ayuda para no gastar en exceso. De lo que se trata, es de no caer en los trucos de los supermercados. Teniendo claro lo que se tiene que comprar, y no desviándose de la lista de la compra, se puede hacer una buena compra, por poco dinero.