Cómo defenderse si un fondo buitre ha comprado su hipoteca

Un buen día le llega una carta a su casa, con un remitente que ni figura y la firma una empresa de recobros. Le advierten de que su hipoteca ha cambiado de titular y que ya no se la debe el banco, sino a un fondo de capital riesgo. Y la reacción más lógica es quedarse tal y como estaba, esto es, no entender nada.

Es lo que está sucediendo con miles de hipotecas y créditos de dudoso cobro o ya en proceso de morosidad que las entidades financieras han vendido a un bajo precio a los llamados fondos buitre. Un fondo buitre es un fondo de capital riesgo que busca oportunidades para comprar a muy bajo precio lo que ya nadie quiere. Invierte una pequeña parte de su cartera en este tipo de activos y los consigue a precio de saldo. Por ejemplo, si un banco tiene una cartera de hipotecas morosas por valor de un millón de euros y la vende por 100.000 euros para quitársela del medio. La razón para deshacerse de ella es simple, aunque no cobre la cuota hipotecaria, el banco tiene que provisionarla, es decir poner una cantidad a buen recaudo por si acaso finalmente no la cobra. Es el Banco de España el que exige que se guarden esas cantidades en función del tipo de producto, si es de dudoso cobro, si directamente no se cobra… En definitiva, esa cartera al banco le cuesta por partida doble, lo que no cobra y lo que tiene que poner en un cajoncito aparte por si las moscas. Así que mejor se deshace de ella y un problema menos.

El fondo buitre que la compra por 100.000 euros tiene relativamente fácil rentabilizar esa compra en el momento que consiga cobrar esa cantidad o más. Así que inicia la campaña de acoso y derribo al usuario para que sea como sea, pague la deuda o al menos empiece a pagar parte. Si le acontece esta situación sepa que puede defenderse de manera ventajosa siempre y cuando la causa esté ya en los tribunales pendiente de una resolución judicial.

Si hay pendiente una solución en el ámbito jurídico, desde el momento que le llega la carta ponga el reloj en marcha porque tiene nueve días para poderse quitar el peso de esa deuda por el mismo precio que haya pagado el fondo buitre por ella. Lo recoge el Código Civil en su artículo 1535 y se denomina derecho de retracto, esto quiere decir que si su hipoteca, dentro de esa cartera que ha comprado el fondo, ha costado 2.000 euros – su hipoteca era de 20.000 euros, ahora es de 2.000 euros después de aplicar el 90% de descuento con el que ha comprado el fondo buitre -usted puede durante 9 día acogerse a la Ley, pagar 2.000 euros y librarse de la hipoteca, del banco y del fondo.

Generalmente tendrá que hacerlo por la vía judicial puesto que los fondos buitre no suelen facilitar otra vía, pero asesórese y pregunte porque esta posibilidad está recogida por Ley. Es complicado que las personas en situaciones de litigios con el banco puedan tener estas cantidades de euros, pero el esfuerzo de reunir ese dinero no es equiparable al que tendría que reunir para pagar la deuda original, así que el esfuerzo bien merece la pena. Usted paga el mismo precio que ha pagado el fondo buitre y finiquita la deuda. El descuento suele oscilar entre el 75 y el 90%.