Azerbaiján, ¿un patrocinio contraproducente para el Atlético de Madrid?

Los aficionados del Atlético de Madrid se han acostumbrado ya a ver como la elástica colchonera luce el nombre de la República de Azerbaiján a modo de patrocinio. El club rojiblanco llegó a un acuerdo con el gobierno azerí en el mes de noviembre de 2012 para que sus jugadores mostrasen durante el derbi madrileño la publicidad de esta ex república soviética. Este acuerdo, que iba a ser puntual –buscaba aprovechar la repercusión internacional que da la presencia en el Real Madrid-Atlético de Madrid—,se consolidó meses después en un contrato de patrocinio entre el país caucásico y la entidad madrileña. El gobierno de Azerbaiján desembolsó 12 millones de euros con el fin de que los pupilos de Diego Simeone saltasen al campo en la temporada 2013-14 con el logo del país.

Pero, ¿qué dice del Atlético de Madrid que haya aceptado este patrocinio? Por un lado, que el club atraviesa problemas económicos serios. El Atlético, como la mayoría de equipos de primera división tiene sus cuentas poco saneadas. Se calcula que la entidad rojiblanca tenía en 2012 unas deudas aproximadas de 325 millones de euros. Este sería el principal motivo de aceptar el patrocinio, un contrato que le coloca como el tercer equipo español en ingresos por esta vía tras el Real Madrid y el Barcelona.

Sin embargo, por otro lado, la decisión de la junta directiva puede denotar cierta falta de conocimiento de con quién están haciendo negocios. ¿Qué dice en términos de reputación que un club de fútbol de un país democrático esté patrocinado por una dictadura? Quizá al aficionado atlético no le importe o desconozca la situación política del país, pero debería hacerse la pregunta de qué imagen quieren transmitir cuando su equipo salte al campo en Londres, Berlín o Estambul.

Azerbaiján es una dictadura desde 1993 cuando un golpe de Estado colocó a Heydar Aliyev al frente del país. Éste se mantuvo en el poder hasta su muerte en 2003, cuando le sucedió su hijo Ilhan. ¿Hay elecciones en Azerbaiján? Sí, pero los casos de fraude electoral son tan evidentes que su existencia es casi una broma de mal gusto. En los últimos comicios, que tuvieron lugar el 9 de octubre de 2013, los resultados electorales aparecieron publicados en la página web de la Comisión Electoral Central horas antes de que se abriesen las urnas.

Si bien es cierto que el nivel de vida de los azeríes se ha incrementado desde los años 90, en gran medida gracias a que Azerbaiján es un importante productor de petróleo, el cuál extrae de yacimientos situados en el Mar Caspio; no es menos cierto que la dictadura de Aliyev ha creado un sistema represivo suficientemente efectivo como para evitar cualquier atisbo de oposición política. Los periodistas se encuentran vigilados y algunos de ellos encarcelados, internet es monitorizado por las fuerzas de seguridad e incluso los miembros de ONGs y organizaciones internacionales son sometidos a seguimientos por parte de las autoridades azeríes.

El señor Enrique Cerezo, presidente del club, debería de replantearse hasta qué punto las necesidades financieras del Atlético pueden estar por delante del patrocinio de una dictadura. Sin duda, los aficionados atléticos le agradecerán que sus camisetas luzcan sin la mancha del petróleo azerí.